Historia Religiosa

​Orígenes del Colegio Hispano Americano

El Colegio Hispano Americano se funda el día  19 de enero de 1932, en la Avenida México Tacuba, No. 234 de la Ciudad de México, por  tres hermanas josefinas: María del Corazón Ruíz Velasco, Rosa María Castro y Josefina Tristán Villanueva, las tres, favorecidas por Dios con excepcionales dotes, tanto humanos como espirituales quienes pusieron toda su riqueza personal, al servicio de Dios en el desempeño de la misión encomendada; la hermana Josefina Tristán es quien pone el nombre al Colegio Hispano Americano, en honor del Fundador de los Misioneros y Hermanas Josefinas, el P. José María Vilaseca Aguilera, cuya nacionalidad es hispana  y su pastoral es en América.

El lema del colegio es: “Labor Omnia Vincit” (“El trabajo todo lo vence”), refleja el sentido que tiene la educación para la Institución, ya que es a partir de la entrega cotidiana en el trabajo, que se ama a Dios en el servicio alegre y generoso a los hermanos, en este caso educando a la niñez y juventud.

El tiempo transcurre y junto con él se generan importantes cambios sociales y culturales que inciden directamente en el desempeño del colegio. Es importante destacar que para las instituciones educativas católicas, son épocas difíciles, pues gobernaba el País Lázaro Cárdenas, quien impulsa la llamada educación socialista, con el propósito de excluir de la enseñanza toda doctrina religiosa y combatir el fanatismo como así lo señalaba el Artículo 3º. Constitucional: “La educación impartida por el Estado debe ser socialista, excluir toda doctrina religiosa y combatir el fanatismo mediante la inculcación de un concepto racional exacto del universo y de la vida social.”

El socialismo promovía la abolición de la propiedad privada y la lucha de clases, por lo que la educación socialista enfrenta la oposición de grupos conservadores como: la Unión Nacional Sinarquista y el Partido Acción Nacional que se resistieron a su política.

Debido a esta situación, las hermanas tuvieron que tomar toda clase de precauciones: se les llamara señoritas, no ostentar ningún Cristo, ni imagen religiosa en los salones, mucho menos se les encontrara a las alumnas catecismos, libros de religión o cualquier otro objeto que hablara de ese tema.

Por consiguiente, el colegio tiene la necesidad de ampliar y mejorar sus instalaciones ya que donde se funda son insuficientes para albergar a la demanda educativa del momento por ello el peregrinar en la búsqueda de un lugar más amplio inicia; de Avenida México Tacuba 234, pasa a la calle de Totoquihuatzin no. 26 también Tacuba el 24 de enero de 1934. En 1935 se ve en la necesidad de trasladarse a Madero No. 46 en Azcapotzalco; el 24 de marzo de 1936 pasa a Madero 45 esq. con Otoño, también en Azcapotzalco; el 11 de enero de 1939 se traslada a la calle de Ciprés No. 94 (actualmente Jaime Torres Bodet) colonia Cuauhtémoc, con un total de 260 alumnos en educación Primaria. En este lugar estaba el Instituto “Paper Carpentier” que las Sritas. Salinas, hijas del profesor Salinas, traspasaron a las hermanas Josefinas. En esta fecha se inauguró la primaria y el comercio.

Gracias a que en 1940 tomó posesión de la presidencia el Lic. Manuel Ávila Camacho y su Gobierno se llamó de “La Unidad Nacional” la situación política, social, económica y religiosa fue consolidándose poco a poco: fue conciliador con el interior y el exterior. Internamente, promovió la unidad nacional y trató de incluir en su Gobierno a políticos de los diferentes grupos revolucionarios, y con el exterior trató de disminuir las tensiones con Estados Unidos sobre todo con el pago de las indemnizaciones por la expropiación petrolera.

Ávila Camacho prosiguió con el proyecto de proporcionar educación a los Mexicanos, terminó con la educación socialista y toleró la educación católica, impulsó la construcción de escuelas, la capacitación de profesores y la unificación del Magisterio en un solo Sindicato, El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Poco a poco estos cambios se ven reflejados en la nueva Institución Educativa fundada por las Hermanas Josefinas, que pronto se llena de alumnas provenientes de la Colonia Santa María la Ribera y Colonias aledañas, cuya sociedad estaba integrada en ese entonces por familias de abolengo y cierta posición económica.

Estos motivos y la demanda de mayores servicios educativos, originaron que en 1940 se iniciara la secundaria, también ubicada en Ciprés 94. El trámite de reconocimiento ante la SEP se llevó a cabo por iniciativa de las profesoras Rosario Cortés, Ma. De Los Ángeles Mendieta Alatorre, Italia Gómez y Elisa Sánchez Leal, la propuesta fue aprobada por el Prof. Justo A. Zamudio. En 1943 la Señorita María Ruiz Velasco, Directora del Colegio en ese tiempo, solicita a la Dirección General de Segunda Enseñanza, la incorporación oficial de Secundaria por lo que es aprobada el 29 de septiembre de 1943, en ese entonces por el Lic. Daniel Muacuja.

La Madre María Ruíz Velasco Ibarra, mujer de gran iniciativa e impulsada por el afán de mejorar cada vez más la educación por ella coordinada en el Colegio Hispano Americano, con intrepidez se lanza a recuperar el edificio que fue confiscado por el gobierno durante la persecución religiosa; la parte que corresponde a la calle de Chopo hoy Enrique González Martínez. El predio que estaba en la calle de Pino actualmente Dr. Atl, era propiedad de los Padres Josefinos. En el año de 1945 hace la gestión para recuperar el inmueble, pues estaba ocupado por las bodegas de la Secretaría de Marina. No es sino hasta una mañana del mes de junio del año 1946 a la señorita María se le concede entrevistarse con el Lic. Miguel Alemán, Presidente de la República en los Pinos. Su petición es atendida y el 4 de abril de 1948 el Lic. Viezca le entrega las escrituras quien fue recibido por las niñas con ramos de flores, confeti, pétalos de rosas; además les entrega un pliego en el que estaba un buen regalo para recoger los materiales de los laboratorios de Física, Química y Biología.

Las Maestras de Primaria colaboraron grandemente a la construcción del nuevo edificio del Colegio Hispano Americano; daban botecitos a sus alumnos, los que iban por las calles pidiendo un donativo por insignificante que fuera.

El 9 de marzo de 1949 se hace la solicitud de incorporación a la UNAM para que se puedan impartir clases a nivel Preparatoria el cual se concede el 21 de junio de ese mismo año reconociendo como dirección a Pino 199, que hoy es Dr. Atl.

Siempre con el afán de formar y educar jóvenes que integradas en la sociedad participen en el cambio y el avance cultural, en el año de 1958 se funda la Sección de Educadoras complementando lo que ya existía: Comercio, Secundaria, Preparatoria, Normal Diurna, Normal Nocturna. Entre las fundadoras se encuentran las hermanas Sor Rosa Ma. Carmona y Sor Guadalupe Ruiz González, así como la Maestra Luz María Gómez Pezuela, tarea que realizan con grandes trabajos y sacrificios.

En el año de 1960, se inicia el Departamento de Orientación Vocacional, estando como coordinador el Dr. en Psicología Eduardo Salazar y la Hna. Josefina, Ma. Elena Valdez Vázquez y Teresa Nevares. Durante este nuevo tiempo se constituye el Seminario de Dirección de Tesis, único para ese entonces en las Normales Particulares del Distrito Federal.

El día 9 de diciembre de 1963, la Madre María Ruiz Velasco, escribe al Sr. Antonio Sánchez Molina, jefe del Departamento del Escuelas Particulares, para solicitarle la clausura de la “Normal Nocturna”, por motivo de que el Colegio no cuenta con Escuela Primaria Vespertina en la que las alumnas puedan realizar sus prácticas.

Los grupos eran tan numerosos y tantas las secciones que durante mucho tiempo la fiesta de fin de cursos se realiza en el Palacio de Bellas Artes o en el Teatro Alameda y la misa de acción de gracias en la Basílica de Guadalupe o en la Iglesia de San Cayetano; todas las graduadas vestían toga y birrete con filos de diferentes colores de acuerdo al estudio que concluían.

En este tiempo había internado, el cual se ubicaba donde actualmente se imparten las clases de Licenciatura, en su mayoría las internas eran jóvenes procedentes de diferentes lugares de la República Mexicana donde no tenían posibilidad de realizar las carreras que aquí se impartían.

El 1° de diciembre de 1965, la Madre María Ruiz Velasco, escribe a la R. M. Teresa C. Manjarrez, informándole que el Colegio “Hispano Americano”, amenazaba derrumbarse y que, ante esa situación, piensa en reconstruir el último piso. Le informa que, al destechar, encontraron las vigas sumamente apolilladas y que por lo mismo los Arquitectos no quisieron hacer la reconstrucción del techo para evitar una catástrofe de trascendentales consecuencias y que por lo mismo pensó en hacer la reconstrucción general.

En el año de 1971 se ve la conveniencia de separar el Jardín de Niños y la Primaria, por lo que el Kinder pasa a la calle de Naranjo y Primaria permanece en Jaime Torres Bodet.

 

Cuando transcurre el año de 1975, el 15 de mayo, Lucía del Carmen Salcedo Esquivel y Ma. De los Ángeles Muslera Galarza, ambas Hermanas Josefinas, le ponen el nombre de María Ruiz Velasco Ibarra a la Biblioteca del Colegio, la cual está al servicio de los estudiantes en apoyo a los programas educativos y de investigación. Entre 1975 y 1978 se compran las dos canchas que hoy conforman el colegio.

El 26 de junio de 1984, muere la Madre María Ruiz Velasco Ibarra, Fundadora del Colegio, narra la Madre Margarita Soto López, que justamente ese día se encontraban en la fiesta de fin de cursos de la Preparatoria en el auditorio de la Universidad la Salle y ahí se recibió el aviso y se hizo oración y un minuto de silencio en su honor.

En el Colegio en septiembre de 1984 a la Madre Lucía del Carmen Salcedo Esquivel le toca iniciar la licenciatura en Normal Primaria, fue un momento crítico, debido a la baja de alumnado por el cambio de plan de estudios que exigía el Bachillerato pedagógico, como antecedente para cursar la Licenciatura, lo que ocasiona una baja considerable en la entrada de recursos económicos al Colegio.

En 1991 la Madre Lucia del Carmen Salcedo Esquivel hace la solicitud a la Dirección General de Evaluación y de Incorporación de la SEP de cambio de domicilio del nivel Secundaria para Dr. Atl 199 que es otorgado el 22 de julio de ese mismo año con acuerdo 00911833.

Con el acuerdo n. 00922775, de fecha 17 de agosto de 1992, se autoriza al Colegio Hispano Americano impartir la Licenciatura de Educación Primaria, permiso solicitado por la Madre Ma. Del Carmen Raquel Hernández García.

El 13 de agosto de 2004 con acuerdo n. 09040248, se obtiene la Incorporación del Jardín de Niños; por cuestiones administrativas de los Jardines de Niños se hace la renovación del acuerdo quedando el n. 09050467 siendo Directora General María Isabel Vargas Balderas.

Para el verano de 2005 se llevan a cabo una serie de consultas con los miembros del Consejo Directivo sobre la conveniencia de iniciar el proceso de acreditación, cuya respuesta es favorable es así como el Sistema de Acreditación de Calidad Educativa para Escuelas Particulares de Educación Básica y Media Superior inicia el 25 de enero de 2006 y como fecha límite para concluirlo se establece el mes de enero de 2008.

La Iniciativa tomada por el Consejo Escolar, encabezado en su momento por la Directora General Lic. María Isabel Vargas Balderas, buscaba un sistema de “precisión” que orientara y a la vez fortaleciera las líneas de acción en dicho proceso de acreditación por lo que ella, profundamente convencida de los beneficios a la comunidad, brinda todo su apoyo a dicha empresa junto con la Hermana Sivilina Vázquez Luna.

En Junio de 2009 se reciben de manos del Presidente de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares, Dr. José Manuel Velasco Arzac las placas de acreditación como Escuela de calidad, de las secciones de Secundaria y Preparatoria, ante toda la Comunidad Educativa en ese momento la dirección general del colegio corre a cargo de Sor Ángela Alejandra Pérez y Pérez.

El 17 de marzo de 2011, se entrega de manos del expresidente de la Confederación de Escuelas Particulares, la placa de acreditación como Escuela de Calidad a la Escuela Primaria; el Sr. Velasco Arzac, expresó sentirse muy complacido por el proceso realizado, la directora general es la Madre Margarita Soto López.

Desde sus inicios Dios siempre ha manifestado su amor y misericordia a lo largo de la historia del Colegio Hispano Americano y que sin duda seguirá patentizando hasta que así sea su voluntad. Jesús, María y José sigan prodigando sus bendiciones en este grandioso colegio.