Nuestra Historia Académica

Aqui la historia del colegio...

68Años de Experiencia
535Alumnos en todos los niveles
5Todos los niveles
2Instalaciones Renovadas

“Educación de calidad para una mejor sociedad hoy y del futuro. Con valores Josefinos avanzamos hacia la excelencia académica.”

Administracion General. Colegio Hispano Americano.

¿Quienes Somos?

Somos una Comunidad Educativa Josefina con una espiritualidad Nazaretana que busca el desarrollo integral de la persona en un clima de fraternidad, de silencio, de alegría, de sencillez, de solidaridad y de oración.

Misión y Visión

Misión:

La comunidad del Colegio Hispano Americano es una institución inspirada en los valores del Reino vividos en la Familia de Nazareth y proclamados por Jesucristo, cuya misión es educar a los niños y jóvenes de México sin distinción de raza, condicional social y credo, ofreciendo sus servicios de enseñanza en los niveles de educación básica, educación media y educación superior, como medio para lograr la sociedad del amor.

Visión:

La comunidad Educativa del Colegio Hispano Americano, en un horizonte de diez años, quiere llegar a ser entre las Instituciones Educativas de México, referencia preferente por su contribución a la cultura mexicana, su presencia social y su propuesta pastoral - educativa.

Nuestro Directorio Telefónico

Para consultar los teléfonos de cada sucursal. Consulta nuestra página de contacto. Gracias.

Nuestra Historia Religiosa

Aqui la historia del colegio...

Fundación con el Padre Vilaseca

El origen de esta fundación se remonta al año de 1909 cuando el Padre Vicente Segura Bel escribe una carta el 16 de enero de ese mismo año al Padre José María Vilaseca, en donde solicita la presencia de las Hermanas Josefinas para que atiendan una pequeña escuela en la Parroquia de Apizaco de la que había sido nombrado Párroco recientemente.

El Padre Vicente Segura Bel nació en Puebla de Benifasar, provincia de Castelló, Valencia, España. Sus padres fueron Don Joaquín Segura y Doña Rosa Bel. Realizó sus estudios en los seminarios de Valencia y Tortosa, España y era miembro de la Congregación de Operarios de San José con los que llegó a México en el año de 1900.

Fue profesor en el Seminario de Chilapa, Gro. Ahí conoció al IV Obispo de la Diócesis Monseñor Ramón Ibarra y González. El Padre Segura hizo un viaje a España y a su regreso fue invitado por Monseñor Ibarra para que se integrara a la Arquidiócesis de Puebla a la que había sido trasladado para ser el Primer Arzobispo de la Angelópolis.

El padre Vicente le surge una duda, construir una capilla o un colegio, por lo tanto consulta a su Arzobispo Monseñor Enrique Sánchez Paredes sobre la duda que le tiene, la respuesta del Arzobispo fue: ”De que sirve tener hermoso templo si los niños no están preparados moral e intelectualmente para dar culto a Dios". Inmediatamente se dio a la tarea de construir al costado izquierdo del templo parroquial el “Colegio Josefino del Inmaculado Corazón de María” para niñas y al costado derecho se edificó el Colegio para niños al que llamó “Colegio del Sagrado Corazón de Jesús”.

El colegio Josefino se fue construyendo con las aportaciones de los devotos del Niño Jesús y desde luego con el apoyo del Padre Segura que donó mobiliario de su propia casa, incluyendo un piano. También fue ayudado por los Señores Cástulo Vázquez, José Carvajal y Moreno, Vicente Sáinz García y de donaciones y limosnas de parte de los feligreses. Mientras él estuvo al frente de la parroquia, la enseñanza fue gratuita.

A fines de 1926 a causa de la persecución religiosa que padeció nuestro país, el padre Vicente recibió un aviso telefónico del Gobernador del Estado, Don Ignacio Mendoza, comunicándole que huyera de Apizaco, pues iba a ser aprehendido. El Padre acudió al Sr. Arzobispo Don Pedro Vera y Zuria quien lo envío al pueblo de Tepexco en donde podría ocultarse dado que estaba poco comunicado y por tanto era de difícil acceso.

En colaboración con la Madre Cesarita.

En este lugar cambió su nombre por el de Ramón Carvajal como medida precautoria. Posteriormente fue enviado a Zacapoaxtla.

Después de dos años de haber salido de Apizaco, fue denunciado una vez más, aprehendido y deportado a España a donde llegó alrededor de 1930, ahí se dedicó al magisterio en la ciudad de Alicante. En 1936 año en que estalla la guerra civil española trata de huir a Francia para escapar de los rojos, esto sucede en agosto de ese año. Al intentar pasar la frontera de los Pirineos, los republicanos descubren que es sacerdote por encontrarle el Breviario y un rosario entre sus pertenencias, esto motivó que le dieran muerte. Por este hecho puede decirse que el Colegio fue fundado por un mártir que fue digno de dar su vida por la Fe.

cesaritaLas Hermanas Josefinas llegaron a Apizaco el 14 enero de 1925, teniendo como Superiora a la Madre Refugio Mendoza, su nombramiento está dado el 13 de enero de ese mismo año. La acompañaba la madre María Merino y la Hermanita Isabel, posteriormente se integra la madre María del Carmen Munive.

En ese mismo año el 18 de noviembre, con ocasión de la primera Visita Pastoral de Monseñor Vera y Zuria a la Parroquia, hizo el siguiente comentario: "Son dignas de visitarse sus dos escuelas parroquiales a uno y otro lado del templo: a la izquierda el Colegio Josefino de Niñas, a la derecha el del Sagrado Corazón para niños. Reina en uno y otro ambiente dichoso de orden y paz que hace atractiva la asistencia de los niños".

El colegio desde sus inicios fue mixto, en 1929 había 20 niños y 134 niñas, además contaba con jardín, parcela, cocina y patio para juegos. También era un lugar ferrocarrilero, había una estación de tren, pero poco a poco se fue poblando hasta llegar a ser una ciudad chica.